Seguimos probando: 4-2-3-1

25/11/2019 / @fcbfan_mfd

El juego sigue sin arrancar pese a las pruebas de Valverde con el nuevo sistema

Después de un nuevo parón soporífero por selecciones este fin de semana ha vuelto LaLiga, y el Barça ha jugado un partido bastante pobre en Butarque. Seguimos líderes, nadie lo puede negar, pero el teletexto sigue escondiendo miserias importantes. Aun así, es positivo que en un periodo tan convulso debido a las malas sensaciones que transmite el equipo no nos hayamos descolgado en la clasificación.

Todos podemos recordar lo que le ha pasado al Real Madrid en años precedentes: su crisis de juego otoñal sí se les llevó gran cantidad de puntos que luego ya no consiguieron recuperar, y les impidió luchar por la competición doméstica. Al menos este es el dato positivo de la situación actual del Barça: pese al juego deficiente no ha caído en la clasificación y eso permitirá luchar por los objetivos si se consigue enderezar el rumbo.

Pero hay que enderezarlo pronto, porque el calendario que viene es sumamente importante. Nos jugamos la clasificación para octavos de Champions y tres partidos cruciales en Liga (Atético, Real Sociedad y Madrid) en apenas un mes. Si salimos airosos de diciembre optaremos a todo y tendremos tiempo para asentar un mejor juego. Si no, la cuesta se hará muy, muy difícil de escalar. Sobre todo porque a día de hoy la dinámica de juego no invita al optimismo. Pero estamos sólo a Noviembre y en el futbol las cosas cambian rapidísimamente.

De la victoria en Leganés hay un hecho muy remarcable a analizar: Valverde sigue haciendo pruebas y apostó por el 4-2-3-1. Ya lo he dicho en anteriores entradas y voy a repetirlo ahora: Valverde es consciente de que no ha conseguido todo el éxito que pretendía en sus dos temporadas anteriores haciendo lo mismo, y en esta está dispuesto a cambiar cosas para conseguir un resultado mejor, pese a que ello produzca confusión y dificultades en el juego durante la primera parte de la temporada. En esta ocasión planteó por primera vez este nuevo esquema táctico que tiene cosas buenas y otras malas.

Entre las buenas está que puede intentar juntar en el mismo once a Dembélé, Griezmann, Messi y Suárez. Para el juego de cromos parece atractivo porque en teoría son los futbolistas atacantes más talentosos de la plantilla y uno puede pensar que si los juntas tendrás más genialidad sobre el terreno de juego y eso te permitirá marcar la diferencia. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce…  Porque luego hay que plasmarlo en el campo, y en Butarque no estuvieron especialmente brillantes. De hecho agunos, como Griezmann, siguieron perdidos.

Como contrapunto malo, el equilibrio del equipo puede quedar fácilmente resentido, porque los dos mediocentros pueden no dar abasto en tareas defensivas y las contras del rival hacen entonces mucho más daño. Es cierto que para paliar esta circunstancia Valverde pidió a Griezmann y a Dembélé que en situaciones defensivas se retrasaran hasta formar el 4-4-2 que también utiliza en el repliegue cuando jugamos con el tradicional 4-3-3. Pero aun así, el problema aparece cuando se tiene una pérdida de balón y a los dos extremos no les da tiempo a recuperar la posición para formar dicho 4-4-2.

La contra del equipo rival entonces puede ser más peligrosa porque sólo quedan 4 defensas y 2 mediocentros para abortarla. Una forma de compensar ese déficit es seleccionar mucho mejor cuándo suben los laterales: pedirles que sus aventuras atacantes sean más mesuradas y no tan arriesgadas. Más allá de que los laterales titulares estuvieran lesionados y no pudieran jugar, con los perfiles menos ofensivos de Wagué y Junior creo que el entrenador buscaba equilibrar en este aspecto el riesgo que corría con el nuevo planteamiento.

En definitiva, cada sistema aporta ventajas distintas, sin que ninguno sea la panacea de por sí. Siempre es más importante cómo se gestiona el equilibrio de cada opción. Es decir, se puede jugar con estilo Barça usando cualquiera de los dos, pero siempre intentado compensar los déficits que cada uno de ellos te supone. Y otra cuestión importante: si hay overbooking de medios, con este sistema juega uno menos cada partido. La gestión del vestuario no será sencilla en este aspecto si le da continuidad a la idea, cosa que yo personalmente dudo. En algun programa radiofónico había escuchado a periodistas apostando por él (Fèlix Monclús entre ellos) pero sinceramente yo no creía que lo llegara ni siquiera a probar.

En cuanto a situaciones particulares de jugadores seguimos con la incógnita de Griezmann. Existe una desconexión evidente con el resto del equipo. Durante el partido me fijé especialmente en el jugador francés y vi lo que sucede también en muchos otros encuentros: intenta desmarques de forma reiterada y ningún jugador del Barça apuesta por darle el balón. Ninguno. Conté hasta 6 o 7 desmarques claros en los que tuvo que volver atrás porque el jugador en cuestión no se arriesgó al pase vertical y optó por contemporizar escogiendo otros compañeros cuando en realidad algunos de estos desmarques eran muy prometedores. ¿Por qué no intentan dar más balones a esos desmarques? Parece que sea invisible. La verdad es que él no ayuda porque tampoco está muy afortunado… ¡Que le tiren alguna al espacio para ver si consigue terminar una buena jugada y coge así confianza!

Habrá que ver qué continuidad quiere darle Ernesto Valverde a este planteamiento o si solamente optó por él debido a las circunstancias concretas del partido de Butarque. En cualquier caso, sea como sea, ahora llega la hora de la verdad. Este mes puede marcar el futuro de la temporada. No pinta bien porque seguimos jugando mal, pero todo puede cambiar y un buen mes de diciembre sería sin duda el punto de inflexión que necesita el equipo para crecer y optar a todo. En caso contrario, crisis asegurada. Ahora ya es ‘o caixa o faixa’.


¡Si quieres que te notifique en el e-mail cada vez que haya una nueva entrada en el blog introduce tu correo electrónico!

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.